¿Alguna vez te has preguntado por qué hay gente que saca mucho trabajo diariamente y a ti no te da tiempo nunca a terminar?

¿Tienes la sensación de que el día a día se te acaba y no avanzas en tu trabajo a mediano plazo?

¿Te fatiga la sensación de tener siempre muchas cosas que hacer y no avanzar lo suficiente?

¿Las tareas que te propusiste hacer durante la semana siguen ahí cuando has acabado la semana?

¿Tienes muchas herramientas tecnológicas para organizar tu trabajo pero tienes la sensación de que se podría hacer mejor?

Algunos tenemos la fortuna de trabajar desde nuestros hogares… Con calzado cómodo, ropa ligera, cerca de un refrigerador con comida que nos gusta y en un ambiente cálido y familiar.

Sin embargo, para algunos el sueño que significa “trabajar desde casa”, puede convertirse en una amarga pesadilla, al no saber controlar las distracciones, el manejo del tiempo, el manejo de espacios para determinadas actividades dentro de la casa, etc.

Así que hoy, quiero compartirte 10 claves que pueden ayudarte a aumentar tu productividad si trabajas desde casa.

1. Es Momento De Trabajar, No De Relajarte

Algo difícil para muchos, es diferenciar los espacios de relajación con los espacios de trabajo dentro de la casa.

Lucha contra esta confusión, creando un ambiente en algún cuarto o espacio de la casa totalmente de trabajo, libre de distracciones (como el televisor, la cama, etc.) y sólo con lo necesario para cumplir con tus labores profesionales.

Dedica un tiempo a definir ese espacio siendo consciente de no incomodar a las demás personas que viven contigo o de no interferir en sus actividades cotidianas; y que también cuente con la posibilidad de brindarte privacidad y el silencio o la concentración que necesitas para trabajar.

2. Sé Fiel A Tus Propios Horarios De Trabajo

Algo muy positivo en las empresas con respecto a sus empleados, es que determinan una cantidad de horas al día en las cuales únicamente deben trabajar.

Esta misma práctica debes aplicarla en tu casa. Ten horarios en donde sólo te dediques a tu trabajo y respétalos, tal cual como si tuvieras un jefe al tanto tuyo.

Si tú no te disciplinas, entonces ¿Quién lo hará?

3. Vístete Adecuadamente Para Trabajar

Algunos creen que porque se trabaja en la casa, entonces no hay necesidad de bañarse temprano, ni de quitarse la pijama, etc.

Esto es algo muy importante… Así como tienes tus espacios de trabajo diferenciados de tus espacios de relajación, de igual manera debes diferenciar tu presentación personal para realizar tus labores.

Inconscientemente, el estar con pijama tratando de ser productivo, te trae desmotivación, pereza, sueño y ganas de descansar en vez de producir.

Procura darte un buen baño y colocarte ropa cómoda para sentarte frente a tu escritorio.

4. Cierra Las Redes Sociales

Es muy probable que tu trabajo no requiera de hablar con tus amigos por el chat de Facebook todo el día; o al menos, si debes relacionarte con algunos compañeros, debería ser por espacios más acordes como Skype o correos electrónicos.

Cierra cualquier página en la que tus amigos o familiares te puedan distraer mientras estás trabajando. Abre únicamente las aplicaciones que necesitas para tus labores, y el resto manténlas cerradas en tus horarios de trabajo.

No abras el correo hasta llevar dos horas trabajando. El correo es tu mayor distracción. ¿Qué es lo primero que haces cuando abres el ordenador? Seguro que abrir el correo. No lo hagas y no contestes correos al comenzar tu día. Déjalo estar ahí como 2 horas y luego responde. Sé que es difícil y duro pero merece la pena hacer la prueba. Pruébalo y experimenta si esta técnica te ayuda.

5. Adecua Tu Ambiente De Trabajo

Luego de tener un espacio definido como “tu oficina”, organizalo de la manera que más te guste y que más comodidad te brinde.

Puede ser que cuelgues algunos diplomas o coloques en una repisa trofeos, o que tengas unas velas perfumadas si te gustan.

La idea es que pienses en lo que a ti te gustaría y decores el lugar a tu gusto.

6. Recuerda El Estiramiento

Pasar largas horas frente al computador, también requiere de breves pausas donde puedas pararte de la silla y estirarte un poco.

Hay algunos ejercicios que te ayudan a prevenir el túnel carpiano muy sencillos, que puedes practicar en un pequeño espacio de tiempo.

Recuerda que, finalmente, debemos aprovechar el encontrarnos en casa para darnos unos minutos de pausa en medio del trabajo. Incluso, personalmente prefiero que mi espacio de trabajo esté en un lugar cercano a una ventana o a un balcón para parar por momentos a tomar un poco de aire fresco.

7. Mantén El Lugar Limpio Y Ordenado

Un escritorio ordenado significará inevitablemente una mente ordenada, así que asegúrate de que esté libre de desorden y sea un lugar acogedor para trabajar.

Procura, antes de sentarte a trabajar, de cerciorarte de haber aseado el lugar correctamente del polvo o mugre. Así como también, encárgate de que las cosas que necesites para tu trabajo que no necesites en el momento, estén guardadas cerca pero fuera de tu vista.

8. Ten Siempre Una Lista De Tareas

Haz una lista de las diferentes actividades que debes llevar a cabo, y organiza un cronograma que contenga los tiempos definidos para cada una de esas actividades.

Siempre, antes de empezar tu jornada de trabajo, revisa la lista y coloca más visibles las cosas que debes empezar a hacer de inmediato… Al finalizar, revisa qué cosas cumpliste y cuáles faltaron, así como también pregúntate por qué faltaron cosas, si es que algo te distrajo para cambiarlo o si simplemente tomaba más tiempo del esperado.

Elige la tarea más difícil del día y ve a por ella en primer lugar. Cuando empezamos a trabajar lo normal es que estemos más despejados, recién descansados y con la energía alta. Por eso, debemos empezar por la tarea más complicada o que requiera más esfuerzo por nuestra parte. No la dejes para el final de la mañana o del día porque en ese momento ya estarás muy cansados y costará más completarla.

9. ¡Manténlos Fuera!

Es obvio que amamos a las personas que viven con nosotros, sin embargo a veces ellas son las que más logran distraernos y desenfocarnos de nuestro trabajo.

Enseñales con cariño que, cuando estás en tu espacio de trabajo, no pueden distraerte o hablarte de cosas sin mayor importancia… Que hagan de cuenta que no estás ahí, y que si te necesitan, sea para algo realmente urgente.

Para esto, podría ser que un cuarto completo fuera tu oficina y cerraras la puerta cuando vas a trabajar, así como poner un cartel de “Prohibido Molestar”.

10. Recuerda Disfrutar La Experiencia

Sea como sea, tenemos una ventaja enorme de estar en nuestras casas trabajando, y de ser nuestros propios jefes… Por lo tanto, también es importante disfrutar este estilo de vida.

Planea tus horarios de trabajo, teniendo en cuenta los descansos que necesitas para ti mismo y para dedicar a quienes amas que viven contigo.

Recuerda que finalmente la disciplina y la productividad van a depender de ti mismo, así que esfuérzate un poco cuando sea momento de trabajar, y de resto diviértete al máximo de ser independiente y de poder controlar tu vida por completo.

Opt In Image